En mi taller de computación, he visto cómo cientos de personas llegan pidiendo una pantalla para una laptop Toshiba, y uno les dice «¿qué modelo?», donde ellos responden